UMBRAL DE OCLUSIÓN: EL CONCEPTO

Cuando nos agarramos a una presa, estamos realizando una contracción isométrica con los flexores de los dedos, es decir, que aplicamos fuerza pero sin que haya un acortamiento o un estiramiento de sus fibras, al menos durante la mayor parte del tiempo que dura esta acción. Cuando este tipo de contracciones se llevan a cabo a partir de cierta intensidad, las fibras del músculo activo generan una compresión interna que aplasta totalmente los vasos sanguíneos del área muscular activada por un efecto puramente mecánico, restringiendo así el flujo sanguíneo en el mismo (3,10,19). Esto sucede así para cualquier músculo del cuerpo, y a esa intensidad “crítica” se la conoce como nivelcrítico de oclusión o umbral de oclusión (UO) (19).

Toda contracción realizada a intensidad igual o superior al UO supone por tanto la oclusión completa de los vasos sanguíneos del área activa, lo que deja temporalmente sin aporte exógeno (externo) de oxígeno y nutrientes a las fibras implicadas en la misma, y también sin poder eliminar la mayoría de moléculas generadas durante el esfuerzo. Este hecho acorta drásticamente la duración de la contracción, a no ser que su intensidad disminuya por debajo del UO.Por todo lo anterior, el flujo sanguíneo está considerado como un elemento fundamental de la duración de los esfuerzos isométricos (19). De hecho, varios estudios han demostrado la importancia del flujo sanguíneo en la magnitud de la recuperación entre contracciones en escalada (15,34).

No se debe confundir el UO con el nivel de fuerza crítica (o CF por sus sigla sen inglés) (17), ya que ésta es una intensidad inferior al UO, en la que se podría mantener un esfuerzo intermitente durante bastante tiempo, es decir, sería una intensidad de estado estable para un esfuerzo intermitente realizado a un ratio de esfuerzo:reposo concreto. En otro estudio también realizado con escaladores se valoró esta intensidad mediante una test “all-out” intermitente con un ratio 7”:3” (gráfico debajo). El CF correspondería a la intensidad media de los últimos 4 estadios, donde la aplicación de la fuerza alcanza un estado estable (18).

Fuente: Giles et al., (2020)

Una forma parecida para detectar el UO fue utilizada previamente por Yamaji y col., (2000, 2002, 2004) (37-39), utilizando procotocolos en los que se aplicaba fuerza máxima pero de forma mantenida en lugar de intermitente. Estos autores observaron que ese nivel de tension crítica, en referencia al UO, se reflejaba en el gráfico fuerza-tiempo (F-T) mediante un punto de inflexion que aparecía entre una fase de descenso muy marcado de la fuerza (cuando se podía mantener una intensidad elevada al inicio del ejercicio) y una fase de estado casi estable de la misma (en las intensidades más bajas) (gráfico inferior). Este punto de inflexión, además, coincidía con el momento en el que se alcanzaba el nivel máximo de hemoglobina des-oxigenada (o Deoxy-Hb) en el músculo (en dichos estudios se valoró el flexor común superficial mediante tests en dinamometría manual de 2 falanges). Estas valoraciones se realizaron utilizando un sensor de fuerza y un espectroscopio de luz cercana a la infrarroja (NIRS) al mismo tiempo. 

Gráfico F-T adaptado de Yamaji et al. (2004)

EN LA PRÁCTICA

El UO se traduce como el porcentaje mínimo de la fuerza isométrica máxima (FIM) que puede aplicar un músculo donde no existiría flujo sanguíneo. Este porcentaje varía en función de cada músculo y difiere entre personas (3,8,19), pues depende del tipo de fibras que lo configuran  (13,20,29), así como de las adaptaciones que cada cual ha desarrollado a nivel vascular, que son las que tratan de oponerse a la situación de oclusión (7,23). Puesto que estas adaptaciones (tanto neuromusculares como vasculares), se pueden conseguir mediante el entrenamiento, es importante controlar cada cierto tiempo las variaciones que puede sufrir el UO por efecto de lo anterior ya que:

  1. los protocolos de valoración de la resistencia específica en escalada exigen unas condiciones de realización lo más específicas posibles (33), es decir, que imiten lo que sucede en los flexores de los dedos durante las secciones de la actividad que son más determinantes para el rendimiento. Dichas secciones, que son las más difíciles en las vías (25), suelen exigir una elevada intensidad de contracción en estos músculos, lo que supone su más que probable oclusión vascular (24). Por tanto, determinar el UO local de forma individual permitevalorar su resistencia de dedos en condiciones específicas y en una condición hemodinámica controlada (o sea, en oclusión), siendo a la vez la forma más segura de hacerlo, al no ser necesario medir en intensidades máximas.
  2. conocer el UO, que es la intensidad más baja en la que se pueden obtener las adaptaciones que lo mejoran (21), supone un elemento de seguridad en el entrenamiento, al no tener que buscarlas a intensidades necesariamente máximas, así como una mayor eficiencia, al poder realizar un mayor volumen de trabajo que el que se haría en intensidades más altas. Por tanto, entrenar conociendo el UO va a permitir un mayor efecto adaptativo, como el buscado por los entrenamientos pre-configurados de la App para la mejora de la capacidad anaeróbica local.
  3. el UO también podría determinar las dinámicas de entrenamiento a realizar, debiendo trabajar de distinto modo escaladores con UO diferentes, sobre todo aquellos que lo tienen en valores más extremos.

CONSIDERACIONES SOBRE LA VALIDEZ DE SU VALORACIÓN EN LOS AUTO-TEST

El método empleado para la aproximación del UO en los auto-test está basado en la evidencia actual (4) y es indirecto, es decir, que este parámetro nosemidedirectamente a nivel delmúsculo, sino a través de variables externas obtenidas durante estas pruebas (en este caso, mediante el tiempo que se alcanza en varias suspensiones). Los procedimientos indirectos son del todo habituales en el mundo del deporte, pues son igualmente funcionales y mucho más accesibles que las pruebas de laboratorio, normalmente más caras y complejas debido a los medios que requieren (9). Estos registros temporales (obtenidos de manera mantenida pero discontinua, es decir, en varios momentos y a diferentes intensidades) no permiten una valoración exacta del UO, pero sí bastante aproximada (±10%) (4). Por tanto, mediante este método se realiza una aproximación al UO, sabiendo en cualquier caso en qué intensidades existe flujo sanguíneo y en cuales no, que es el objetivo fundamental de esta prueba (4). La ventaja que tiene hacerlo de este modo es que apenas se requiere ningún material (sólo un cronómetro y una regleta, en este caso, la R-Evolution Training Board y su App).

Para que estas mediciones indirectas cumplan su cometido, en referencia al auto-test inicial (que es el que aproxima el UO), debes realizar cada prueba como se indica en los textos de ayuda correspondientes. Si no has respetado estas recomendaciones de forma estricta, es posible que los resultados estén alterados, por lo que la App te indicará un UO que podría no ser real. Esto podría darse si:

  1. presentas cierta fatiga a nivel local o general previamente al inicio del auto-test, arrastrada de la actividad realizada los días previos al mismo. Aunque la recomendación general es descansar  al menos 24 horas antes de iniciarlo, debes adaptar este tiempo al nivel de fatiga que puedas presentar. Dada la extensión del auto-test inicial, y en el caso de que sus pruebas supongan una carga muy baja para ti, es posible que te vayas recuperando a lo largo de los días que dura el mismo, lo que podría traducirse en unos valores sub-estimados durante los primeros días del auto-test. En el caso de no darse esa recuperación, todos los valores estarían disminuidos a nivel absoluto. En ambos casos la valoración estaría alterada.
  2. acumulas una fatiga excesiva debido a la actividad adicional a los auto-test, algo que desaconsejamos para evitar que se den los mismos efectos que en el punto anterior, aunque en este caso con valores alterados (sub-estimados) en los últimos días de las pruebas, debido a esa acumulación progresiva de fatiga. Un indicador para saber si se mantiene un nivel de fatiga nulo o “tolerable” entre los distintos días del auto-test inicial, es el valor de fuerza máxima, medido cada día con el primer test, y que debería mantenerse. En caso de no ser así, recomendamos aplazar la prueba lo suficiente(mínimo 12 horas)para poder recuperarte.
  3. no haces todas las suspensiones hasta el fallo muscular real a la primera, lo que puede suceder si no estás habituado a realizar este tipo de esfuerzos, ya sea por la novedad que supone la sensación dolorosa que provocan a nivel del antebrazo, o por no ser capaz de mantener la atención necesaria durante todas las pruebas para hacerlas correctamente.
  4. muestras alteraciones en el estado de tu piel o se dan oscilaciones importantes en la condición externa (temperatura y humedad relativa) durante los distintos días de los auto-test. Dado que estos elementos afectan al coeficiente de rozamiento entre los dedos y la superficie del agarre (1,35), van a influir en el tiempo que puedes alcanzar en las suspensiones (16), sobre todo en las realizadas sobre las regletas más pequeñas (6). Ya que la condición externa va a depender de la condición ambiental general, que es lo normal fuera de entornos de laboratorio o salvo que tengas un climatizador en tu sala, es importante que al menos controles estos parámetros al inicio de cada auto-test, evitando incluso llevarlos a cabo cuando las condiciones sean muy desfavorables o muy distintas a las del primer día. Esto último es especialmente importante en el caso del auto-test inicial por su mayor dilación en el tiempo, ya que variaciones en las condiciones señaladas podrían alterar las relaciones buscadas entre los resultados de estas pruebas (27), modificando o impidiendo la evaluación de tu UO.

En caso de que hayas seguido escrupulosamente las indicaciones y recomendaciones previas, es decir, que no se haya dado ninguno de los casos aquí citados, podría suceder que presentases un UO extremo, ya fuese por encima o por debajo de lo observado hasta ahora en la investigación disponible sobre escalada (4). En este caso, la App te adjudicará un UO auxiliar en base a la evidencia actual para que puedas obtener tu perfil fisiológico de forma válida, es decir, para que puedas obtener tus indicadores de fuerza y resistencia específica con los que valorar los efectos de tus entrenamientos o realizar los entrenamientos de resistencia anaeróbica preconfigurados en la App. Este procedimiento evita tener que repetir el auto-test inicial a corto plazo, con la interferencia que esto supondría en la dinámica de tus entrenamientos.

La valoración del UO que recomendamos tiene periodicidad anual, salvo en el caso indicado en el texto de ayuda nº2. Esto es debido al tiempo que requieren sus pruebas (3 días), y también por la naturaleza de las adaptaciones de las que depende, ya que al ser antagónicas a la fuerza de dedos (que es la cualidad física fundamental en escalada (2) y por tanto de desarrollo prioritario en general), el UO podría tardar bastante tiempo en modificarse. Estas recomendaciones se basan en observaciones llevadas a cabo durante varias temporadas por el autor de la App sobre escaladores deportivos de nivel entre 7a y 9a ensayado. Futuros estudios sobre el UO aportarán más información relativa al ritmo de adaptación de este parámetro en escaladores de distinto nivel, por lo que esta recomendación podría verse alterada.

UMBRAL DE OCLUSIÓN Y EVIDENCIA ACTUAL

Existe una mayoría de estudios que han encontrado una relación inversa entre el UO y la FIM de los músculos (3,19,20,32), es decir, que cuanta mayor FIM puede desarrollar un músculo, menor es el porcentaje de la misma al que se ocluyen sus vasos. O dicho de otro modo, cuanta más fuerza puede expresar un músculo, antes se cierran sus vasos al aplicar esa fuerza progresivamente, por lo que la fatiga se desarrolla de forma más precoz.

Esto puede hacernos pensar que cuanta más fuerza se tiene, menos resistencia se puede manifestar. Sin embargo, esto no es del todo así en la población escaladora, o al menos no entre aquellos que han desarrollado adaptaciones (vasculares) que les podrían otorgar un UO más elevado. Por tanto, en escalada más fuerza no significa necesariamente un UO más bajo per se.

De todos los estudios publicados que se han hecho hasta ahora sobre la musculatura del antebrazo en relación con el UO (5,12,19,20,22,26,28-32,36), sólo uno de ellos se ha realizado con escaladores (4). Este hecho subraya el vacío científico que existe en esta área de estudio, lo que no deja de ser sorprendente, pues se sabe que los escaladores presentan profundas adaptaciones vasculares a nivel local (11,15,34), y que éstas podrían jugar un papel importante en los procesos oclusivos (7,23). Dichas adaptaciones, principalmente desarrolladas en los músculos que permiten sostenerse de las presas, están asociadas con la exposición frecuente a situaciones de isquemia (falta de circulación sanguínea), y se traducen en una red de vasos más resistentes (gruesos), que pueden oponerse con mayor eficacia a su oclusión en intensidades elevadas (21). Hipotéticamente, conseguir dichas adaptaciones podría mejorar (elevar) el UO local, permitiendo así la presencia de cierto flujo sanguíneo en intensidades de contracción donde antes existía oclusión, es decir, en las que no había flujo. Este hecho podría incrementar la capacidad para mantener contracciones de intensidad superior durante más tiempo, lo que ha sido relacionado con el rendimiento en escalada (24).

Sin embargo, en el único estudio realizado hasta ahora sobre el UO en escaladores por Bergua et al., (2020) (4), se observó que los escaladores manifestaban su UO a intensidades relativas entre el 45% y el 75% de la FIM, en concreto, la media del estudio se situó sobre el 65.6% (±8.9%) de la FIM. Estos autores no encontraron una relación significativa entre el nivel fuerza, el nivel de experiencia o el grado ensayado con el UO para el conjunto de la muestra analizada, aunque si una relación positiva entre la experiencia escalando y el UO para el sub-grupo de mayor nivel deportivo. Esto podría sugerir unas adaptaciones más bien tardías de este parámetro en los escaladores, que no supondría per sé un mayor rendimiento. Por tanto, aunque parece que potenciar la fuerza de dedos junto con adaptaciones para lograr un UO más elevado serían objetivos importantes de entrenamiento en escalada, la escasa evidencia actual junto con la importancia reconocida sobre la necesidad de valorar el perfil hemodinámico local en los escaladores (14), garantizan futura investigación sobre el UO en este campo.

REFERENCIAS

(1) Amca AM, Vigouroux L, Aritan S, Berton E. The effect of chalk on the finger-hold friction coefficient in rock climbing. Sports biomechanics 2012 Nov;11(4):473-479.

(2) Baláš J, Pecha O, Martin AJ, Cochrane D. Hand–arm strength and endurance as predictors of climbing performance. European Journal of Sport Science 2012;12(1):16-25.

(3) Barnes WS. The relationship between maximum isometric strength and intramuscular circulatory occlusion. Ergonomics 1980 Apr;23(4):351-357.

(4) Bergua P, Montero-Marin J, Gomez-Bruton A, A. Casajús J. The finger flexors occlusion threshold in sport-climbers: an exploratory study on its indirect approximation. European Journal of Sport Science 2020:1-21.

(5) Bonde-Petersen F, Mørk A, Nielsen E. Local muscle blood flow and sustained contractions of human arm and back muscles. Eur J Appl Physiol Occup Physiol 1975;34(1):43-50.

(6) Bourne R, Halaki M, Vanwanseele B, Clarke J. Measuring lifting forces in rock climbing: effect of hold size and fingertip structure. Journal of applied biomechanics 2011 Feb;27(1):40-46.

(7) Boushel R. Muscle metaboreflex control of the circulation during exercise. Acta physiologica 2010;199(4):367-383.

(8) Carlson BR. Level of maximum isometric strength and relative load isometric endurance. Ergonomics 1969.;12(3):429-435.

(9) Chicharro JL, Laín SA. Transición aeróbica-anaeróbica: concepto, metodología de determinación y aplicaciones. : Master Line; 2004.

(10) Demura S, Nakada M, Yamaji S, Nagasawa Y. Relationships between force-time parameters and muscle oxygenation kinetics during maximal sustained isometric grip and maximal repeated rhythmic grip with different contraction frequencies. Journal of physiological anthropology 2008;27(3):161-168.

(11) Ferguson RA, Brown MD. Arterial blood pressure and forearm vascular conductance responses to sustained and rhythmic isometric exercise and arterial occlusion in trained rock climbers and untrained sedentary subjects. European journal of applied physiology and occupational physiology 1997;76(2):174-180.

(12) Fitzpatrick R, Taylor JL, McCloskey D. Effects of arterial perfusion pressure on force production in working human hand muscles. The Journal of physiology 1996;495(3):885-891.

(13) Frey Law LA, Avin KG. Endurance time is joint-specific: a modelling and meta-analysis investigation. Ergonomics 2010;53(1):109-129.

(14) Fryer S, Stone KJ, Sveen J, Dickson T, España-Romero V, Giles D, et al. Differences in forearm strength, endurance, and hemodynamic kinetics between male boulderers and lead rock climbers. European Journal of Sport Science 2017 07/28:1-7.

(15) Fryer S, Stoner L, Lucero A, Witter T, Scarrott C, Dickson T, et al. Haemodynamic kinetics and intermittent finger flexor performance in rock climbers. International Journal of Sports Medicine 2015;36(2):137-142.

(16) Fuss FK, Burr L, Weizman Y, Niegl G. Measurement of the Coefficient of Friction and the Centre of Pressure of a Curved Surface of a Climbing Handhold. Procedia Engineering 2013;60(0):491-495.

(17) Giles D, Chidley J, Taylor N, Torr O, Hadley J, Randall T, et al. The Determination of Finger Flexor Critical Force in Rock Climbers. International journal of sports physiology and performance 2019:1-24.

(18) Giles D, Hartley C, Maslen H, Hadley J, Taylor N, Torr O, et al. An all-out test to determine finger flexor critical force in rock climbers. International Journal of Sports Physiology and Performance 2020.

(19) Heyward VH. Influence of static strength and intramuscular occlusion on submaximal static muscular endurance. Research Quarterly 1975(46):393-402.

(20) Humphreys P, Lind A. The blood flow through active and inactive muscles of the forearm during sustained hand‐grip contractions. The Journal of physiology 1963.;166(1):120-135.

(21) Hunt JE, Walton LA, Ferguson RA. Brachial artery modifications to blood flow-restricted handgrip training and detraining. Journal of applied physiology 2012 Mar;112(6):956-961.

(22) Hunter SK, Enoka RM. Sex differences in the fatigability of arm muscles depends on absolute force during isometric contractions. Journal of Applied Physiology 2001.;91(6):2686-2694.

(23) Hunter SK, Schletty JM, Schlachter KM, Griffith EE, Polichnowski AJ, Ng AV. Active hyperemia and vascular conductance differ between men and women for an isometric fatiguing contraction. Journal of applied physiology 2006 Jul;101(1):140-150.

(24) MacLeod D, Sutherland DL, Buntin L, Whitaker A, Aitchison T, Watt I, et al. Physiological determinants of climbing-specific finger endurance and sport rock climbing performance. Journal of sports sciences 2007 Oct;25(12):1433-1443.

(25) Michailov M, Staszkiewicz R, Szyguła Z, Ręgwelski T, Staszkiewicz R, editors. The importance of aerobic capacity in rock climbing. Hypoxia Symposium; 13-9-2013; Zakopane, Dolina Chocholowska: Medicina Sportiva & Polish society of Sports Medicine; 2013.

(26) Nakada M, Demura S, Yamaji S, Minami M, Kitabayashi T, Nagasawa Y. Relationships between force curves and muscle oxygenation kinetics during repeated handgrip. Journal of physiological anthropology and applied human science 2004;23(6):191-196.

(27) Phillips K, Noh B, Gage M, Yoon T. The effect of cold ambient temperatures on climbing-specific finger flexor performance. European Journal of Sport Science 2017:1-9.

(28) Rohter FD, Hyman C. Blood flow in arm and finger during muscle contraction and joint position changes. J Appl Physiol 1962;17(5):819-823.

(29) Royce J. Isometric fatigue curves in human muscle with normal and occluded circulation. Research Quarterly.American Association for Health, Physical Education and Recreation 1958;29(2):204-212.

(30) Sadamoto T, Bonde-Petersen F, Suzuki Y. Skeletal muscle tension, flow, pressure, and EMG during sustained isometric contractions in humans. Eur J Appl Physiol Occup Physiol 1983;51(3):395-408.

(31) Sjøgaard G, Savard G, Juel C. Muscle blood flow during isometric activity and its relation to muscle fatigue. European journal of applied physiology and occupational physiology 1988;57(3):327-335.

(32) Start K, Holmes R. Local muscle endurance with open and occluded intramuscular circulation. Journal of applied physiology 1963;18:804-807.

(33) Staszkiewicz R, Ruchlewicz T, Szopa J. Handgrip strength and selected endurance variables. Journal of Human Kinetics 2002;7:29-42.

(34) Thompson EB, Farrow L, Hunt JE, Lewis MP, Ferguson RA. Brachial artery characteristics and micro-vascular filtration capacity in rock climbers. European journal of sport science 2015;15(4):296-304.

(35) Tomlinson S, Lewis R, Carré M. Review of the frictional properties of finger-object contact when gripping. Proceedings of the Institution of Mechanical Engineers, Part J: Journal of Engineering Tribology 2007;221(8):841-850.

(36) Wigmore DM, Befroy DE, Lanza IR, Kent-Braun JA. Contraction frequency modulates muscle fatigue and the rate of myoglobin desaturation during incremental contractions in humans. Applied Physiology, Nutrition, and Metabolism 2008;33(5):915-921.

(37) Yamaji S, Demura S, Nagasawa Y, Nakada M, Yoshimura Y, Matsuzawa Z, et al. Examination of the parameters of static muscle endurance on sustained static maximal hand gripping. Jpn J Phys Educ 2000;45:695-706.

(38) Yamaji S, Demura S, Nagasawa Y, Nakada M. Relationships between decreasing force and muscle oxygenation kinetics during sustained static gripping. J Physiol Anthropol Appl Human Sci 2004;23(2):41-47.

(39) Yamaji S, Demura S, Nagasawa Y, Nakada M, Kitabayashi T. The effect of measurement time when evaluating static muscle endurance during sustained static maximal gripping. J Physiol Anthropol Appl Human Sci 2002;21(3):151-158.

LINKS

Más sobre cómo compatibilizar los auto-test con el entrenamiento