Para que puedas comparar de forma fiable los resultados de distintos auto-test, deberías realizarlos siempre en condiciones idénticas, es decir, con el mismo nivel de fatiga local (preferiblemente inexistente), el mismo estado de la piel y la misma temperatura y humedad ambiental. Esto es porque todos estos elementos condicionan los resultados de las pruebas, tanto más cuanto menor sea el tamaño de la regleta en la que los hagas. Por tanto, te recomendamos:

Links

Cómo compatibilizar los auto-test con el entrenamiento